miércoles, 26 de septiembre de 2012

LA IMPORTANCIA DEL CUERPO


En un momento en el que recibimos mensajes continuos de la importancia del cuerpo, el culto al cuerpo….. la publicidad y la sociedad han confundido la diferencia entre idolatrar al cuerpo y el cuidado del mismo. Dietas imposibles, anuncios de liposucción, operaciones de pechos, de labios, que acaban por cambiar el rostro mismo, machacarse en el gimnasio… acaban por deformar nuestra imagen de nosotros mismos y desinflarnos como un globo, por no alcanzar el ideal de cómo deberíamos ser siguiendo el estereotipo que se nos anuncia desde todas partes.

Pero nuestro cuerpo tiene mucho que decir. Es el vehículo en el que vivimos, con el que sentimos, trabajamos, amamos…deberíamos  tratarlo con respeto y con cuidado. Expresa cómo somos, sin mentiras (comunicación no verbal), refleja lo que sentimos, es el depositario de nuestras vivencias y nuestras emociones. Es el motor de nuestra vida, y el reflejo de nuestra historia.

Cuando no lo cuidamos, o lo forzamos, empieza a dar señales de que algo no va bien: fatiga, dolores de estómago, insomnio, nauseas…… señales que pretenden llamar nuestra atención para darnos un mensaje, un alarma , que va pasando desde pequeños  toques de atención. Ej. Un simple dolor de cabeza, tensión en los músculos de la espalda…. Que se irán incrementando a otras alarmas de luces rojas: ejemplo, un accidente, una enfermedad…. si vamos desoyendo continuamente lo que él tiene que decirnos.

El cuerpo refleja las emociones que sentimos: cuando reímos, nuestras facciones se relajan nuestra sonrisa forma arruguitas en las comisuras de los labios…. Al llorar el cuerpo se recoje para cuidarnos,  llegan las lágrimas a nuestro ojos, y si nos permitimos sentirlo logramos cierto alivio a nuestro malestar.

Es importante aprender a sentir y expresar de un modo correcto nuestras emociones. En cierta manera, desde la sociedad nos han inculcado que hay emociones buenas  y malas: no es correcto sentir enfado, o expresar el miedo porque el mundo te va a ver como un cobarde, los hombres no pueden llorar porque se verían débiles… Es importante que logremos deshacernos de estos introyectos, porque el no poder expresar las emociones que sentimos nos va a provocar numerosos problemas: desde problemas de relación a problemas físicos,  por ejemplo, las personas que reprimen en enfado constantemente tienen muchos problemas de estómago, tensión en la mandíbula….

Así mismo, es importante el cómo expresamos las emociones. Tengo perfecto derecho a sentir enfado, pero eso no me da derecho a dañar a nadie. Aprender a reconocer lo que sentimos y una forma saludable de expresarlo nos ayudará a nosotros mismos y a los que nos rodean a llevar una vida más saludable.

Escrito por: Almudena